La boda de Noemi y Gabriel en Tibidabo.

Una boda sorprendente en la impresionante Iglesia de Tibidabo, el Templo Expiatorio del Sagrado Corazón.

Todas las bodas están llenas de anécdotas, todas. Obviamente la boda de Noemi y Gabi no podía ser de otra manera. 
Todo empezó con la previsión del tiempo: lluvia, claro. Hablé con Noemi en la noche del viernes y me dijo: “Que no llueva por favor.”

Cuando amaneció el sábado de la boda, el día pintaba bien, empezaba a salir el sol, aunque tímido pero por lo menos no llovía.

Hicimos las fotos a Gabi en su casa, luego con Noe en la casa de sus padres en L’Hospitalet y hasta entonces todo genial. La novia estaba radiante, preciosa y el sol aguantaba. 

Cuando acabamos de hacerle las fotos marchamos en dirección a la Iglesia. La boda se realizaría en la iglesia de Tibidabo, el Templo Expiatorio del Sagrado Corazón,  una iglesia guapísima y a esta hora el sol ya brillaba con fuerza. Yo pensé, será la boda perfecta.  

Cuando llegamos a Sarriá donde empieza la carretera de Valvidrera veo la señal de parking completo en Tibidabo. Me preocupó un poco, pero bueno, como vamos a la iglesia no habrá problema, pero si, lo hubo. Había un chico en la rotonda antes de llegar al parque de Tibidabo prohibiendo el paso pues ya no había plazas en el parking. Menos mal que íbamos con tiempo y al final todo se arregló, aparcamos en los fondos de la iglesia. La ceremonia fue perfecta, la iglesia es preciosa y al salir tenia un sol increíble desde el alto de Tibidabo con las vistas de Barcelona al fondo.

Marchamos al restaurante 4 Vents en Terrassa, hicimos una sesión muy chula con esta pareja encantadora en el jardín del restaurante y en la bodega. (podéis ver las fotos abajo)

Cuando empezó el aperitivo, por fin cayó el chaparrón del siglo, pero como estaba todo cubierto no hubo ningún problema y la boda siguió con mucha alegría.

Una semana después los novios ya tenían las fotos y, según ellos, les ha encantado y a nosotros también. Aquí podéis ver una pequeña muestra de como fue este día inolvidable para esta parejita tan simpática y seguramente inolvidable para nosotros también. 

Una cosa que nos comentó los novios y me alegró mucho es que los invitados habían elogiado los fotógrafos porque habíamos pasado muy desapercibidos y se sintieron muy cómodos con nosotros. Esta es nuestra intención, interferir lo mínimo posible por que al final la boda es vuestra fiesta. Nuestro trabajo es registrar este momento.
Si estás buscando un fotógrafo para tu boda, no dejes de hablar con nosotros, seguro que te ayudaremos a tener la boda perfecta.

Podéis llamarme al 634 777 176 o clicando aquí.